- 2003/04 CONQUENSE -

 

 

 

 

Socio Fátima

 

 

 

El Tiempo en Cuenca - Predicción a 7 días y condiciones actuales.

 

 

Álvaro13.net > Página Principal >> Prensa

 

Fútbol • Copa del rey • Eliminatoria previa (Partido de vuelta)

La Balompédica demostró en Burgos que quiere pisar muy alto (1-2)

En un gran partido, el equipo conquense hizo valer su superioridad, tanto en el juego como en el marcador, con goles de Luis Cuenca y de Castillejo, de penalty

 

Prueba superada. El Conquense ya está en treintaidosavos de final de la Copa del Rey. Ayer, en un buen partido –sobre todo de lucha, contención y control-, se impuso al Burgos en El Plantío (1-2) y se clasificó para la segunda ronda del torneo del K.O. Aunque su juego no fue espectacular, el conjunto de Zurro fue superior a su oponente y su pase cabe considerarlo justo, tanto por lo visto anoche como por el global de la eliminatoria.


El resultado del encuentro de ida (0-0), obligaba a ambos equipos a no especular, a jugarse la suerte de la eliminatoria a una sola carta. Buen conocedor del juego del equipo local y de los esquemas de su colega y paisano Carlos Terrazas, el entrenador del Conquense, Zurro, aplicó al Burgos la misma medicina que el conjunto de El Plantío suele utilizar: una fuerte presión en el centro del campo.
Los hombres de la zona central del Conquense siguieron tan a rajatabla las directrices de su técnico que no permitieron que los centrocampistas del Burgos tuvieran un respiro para elaborar el juego y surtir de balones a su pareja atacante (Juanjo y Aduriz).


Durante el primer tiempo el Burgos no se encontró en ningún momento cómodo sobre el césped. Nunca halló la manera de zafarse del pressing adversario. El acierto de Zurro en la elección del sistema se vio favorecido por el tempranero gol de Cuenca. El defensa asturiano se encontró con un balón rechazado por la defensa burgalesista y no se lo pensó dos veces, pese a encontrarse muy lejos de la portería de José (unos 30 metros aproximadamente): disparó con fuerza e intención y su remate sorprendió a propios y extraños, a compañeros y rivales. El más sorprendido fue el meta local, que hizo la estatua y cuando se quiso dar cuenta el esférico se encontraba dentro de su portería.


El tanto de Luis Cuenca reforzó la moral del Conquense. El Burgos, por el contrario, acusó el golpe. Si antes de la diana de Cuenca no había sido capaz de acercarse con peligro a las inmediaciones de la portería de Álvaro, tras el gol su juego pasó a ser más impreciso. Los nervios se apoderaron de los jugadores de Terrazas, que hasta el descanso se limitaron a buscar a Aduriz con balones en profundidad. El ex delantero del Athletic de Bilbao B, bien marcado por Lozano, no pudo poner a prueba a Álvaro.


En los primeros 45 minutos el Burgos sólo dispuso de dos ocasiones de gol, y ninguna de ellas clara. La primera, en el minuto 28, fue un cabezazo de Juanjo que salió alto. La segunda, al filo ya del descanso (minuto 44), un remate desviado de Raúl desde la frontal del área. Con el marcador a favor, el Conquense se limitó a contener e impedir que el once local creara peligro.


Tras el descanso, los cambios realizados por Terrazas –la entrada de Gonzalo y Lafuerza– parecieron dotar al Burgos de mayor mordiente. Daba la impresión de que el equipo local tendría más profundidad en sus ataques. Puro espejismo. Muy pronto la tónica del encuentro volvió a ser la misma del periodo anterior: dominio infructuoso del Burgos y excelente comportamiento defensivo del Conquense, que seguía sin tener problemas para desbaratar los intentos ofensivos burgalesista, casi siempre balones en busca de la cabeza de Aduriz.


En medio de la incapacidad atacante del Burgos, en un contragolpe visitante, Castillejo cayó derribado por Manuel Ángel dentro del área. El propio delantero navarro convirtió en gol el penalty. Este segundo gol hizo que el Burgos bajara prácticamente los brazos y diera por perdida la eliminatoria. El gol de Lafuerza en las postrimerías del choque no sirvió más que para que le marcador fuera menos contundente.

 

peligrosas de un Tarancón entregado pero poco eficiente.
 

 Con el aire en contra el Conquense también dispuso de sus ocasiones, no materializadas. Así a los 25 m un error de Adolfo sale Mocha despeja, recoge Blanco pero no define. A los 27 tiro de Queco que el meta local desvía a corner y a los 28 un Falta al borde del arrea y Poyatos por bajo intercepta Mocha. Oportunidades igualadas para los dos equipos que sin mover el marcador se retiran a vestuarios y un Tarancón obligado por la lesión del capitán Juanjo a retocar las líneas e incluso el sistema.


La entrada de Chula permite al menos en la zona ancha controlar un poco mejor, pero no sería suficiente y en el segundo tiempo, el madrugador e inesperado gol de Queco por el error incomprensible de Mocha, da alas al Conquense que no se arruga y busca con tenacidad rentabilizar al máximo sus acciones.


Había errado el Tarancón la primera acción con anterioridad a los 3 m de la reanulación cuando Ricki cruza al segundo poste y no llega Moisés al remate final y tan solo en otra ocasión llegó con más peligro el Tarancón ante Félix, fue a bacón parado, una falta botada por Carlos que de nuevo envía el meta de la capital a corner.


Prácticamente durante todo el segundo tiempo, sería el Conquense, aunque no con fluidez quien dominaría la situación. Controló en el centro del rectángulo, presionó ante la defensa, pero los blanquiazules con orden fueron achicando balones. Además de empeñarse el Tarancón en balones altos, en los que los balompédicos llevaban toda la ventaja.


Cuando se las prometía muy felices. Parecía que todo estaba decidido que el autogol de Mocha era válido para el equipo de Pedro Boni, llegó el tanto del Tarancón que no se daba por vencido y éste empate cayó como jarro de agua fría a los blanquinegros, que estaban en tiempo de descuento y se lanzaron en busca de la victoria los tres minuto más de prolongación del encuentro, pero el Tarancón, luchó por retener ese empate que aunque no le sirva para mucho, al menos dará más confianza,.


Volvieron al equipo hombre como Moisés y Chula después de una larga ausencia y confiamos que el nuevo empate motive al conjunto que cada vez tiene mas complicada la permanencia.


El Conquense, a falta de un organizador en el centro del campo, hizo un partido práctico que pudo haber dado sus frutos, pero de la misma forma que se adelantó con un gol inesperado encajó otro cuando parecía todo resuelto, por lo que de alguna manera es justo el resultado

 

Fuente: El Día de Cuenca

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2004-2012 Álvaro Martínez Beltrán. Todos los derechos reservados. Web Optimizada a 1024x768